elvi.net apoya el manifiesto en defensa del sector del vino en tiempos del coronavirus

El colectivo Dones+Vi ha publicado un manifiesto en defensa de todos los agentes del sector del vino durante el estado de alarma por la crisis del Coronavirus. Este manifiesto surge a raíz de informaciones erróneas en medios de comunicación sobre el aumento de las ventas de vino y, consecuentemente, un importante aumento consumo del vino durante la situación de confinamiento.

Esta información sesgada ha provocado una enorme crítica entre diferentes actores del sector del vino y ha provocado que un grupo de mujeres vinculadas al mundo del vino hayan manifestado la falsedad de esta información. El manifiesto se ha difundido en redes sociales y ha tenido una gran aceptación entre amantes y profesionales del mundo del vino.

 

En elvi.net queremos mostrar nuestro apoyo y os animamos a adherirse al manifiesto que reproducimos a continuación:

 

Desde el pasado 14 de marzo, día en que el Gobierno del Estado español decretó el estado de alarma y, por lo tanto, el confinamiento y el control de movimiento de las personas, todos los sectores, el económico, social, jurídico, político y cultural se han visto afectados.

La hostelería y el turismo son, probablemente, los más perjudicados y serán también los últimos en recuperarse.

El confinamiento nos obliga a pasar todo el día en casa, solas o en familia, en pisos pequeños o en casas con jardín, algunas trabajando on line, unes asumen el riesgo de ir a su lugar de trabajo, y otras viendo pasar las horas, pero todas compartimos la angustia constante de qué pasará cuando todo esto acabe e intentamos aceptar y adaptarnos a la situación. Cada una de nosotras lo lleva lo mejor que puede; pendientes de las noticias y asumiendo tanta responsabilidad como le es posible.

En estas circunstancias y a consecuencia de una información referida al aumento del consumo de alcohol en las viviendas particulares y el peligro de sus efectos en nuestra salud – emitida el 7 de abril en el TeleNotícies de TV3 (minuto 40) – somos un grupo numeroso de mujeres vinculadas al oficio del vino (Mujer+Vino) que representamos perfiles profesionales muy diversos, hemos decidido firmar el siguiente manifiesto en defensa de todos los agentes del mundo del vino, desde el viticultor al sumiller y evidentemente al consumidor responsable.

Las personas abajo firmantes queremos aclarar algunos aspectos, el primero de los cuales es defender que detrás de un vino hay humanidad y naturaleza. Y también:

• Que el consumo de vino no ha aumentado durante el confinamiento. Es más, las bodegas constatan una bajada drástica de las ventas. Hay que tener muy presente que antes de la crisis del Covid19, el consumo de vino se realizaba mayoritariamente en restaurantes y bares. Ahora, el consumo, varía de escenario e incrementa a las viviendas particulares.

• Que el consumidor compra principalmente en grandes superficies por eso podemos ver alguna imagen de estanterías de vino medio vacías. También hay tiendas especializadas que para dar salida a su stock y seguir apoyando a los elaboradores, están haciendo un esfuerzo creando ofertas y dando facilidades para hacer llegar el vino a domicilio.

• Estas circunstancias no implican que las bodegas estén vendiendo más vino. Es más, los de pequeña y media dimensión, que son la mayoría en Cataluña, no acostumbran a participar en la línea de distribución de grandes superficies y han visto parar de golpe sus ventas.

Pequeñas y medianes bodegas son las que más sufrirán las consecuencias de la crisis sanitaria, económica, social y cultural, puesto que su principal línea de venta es la restauración y la exportación. Dos vías que, actualmente, están cerradas.

La cadena de profesionales que trabajan para que llegue una botella de vino al consumidor es realmente larga e importante: viticultoras, tractoristas, geólogas, técnicas de viña, vendimiadoras, bodegueras, enólogas, técnicas de bodega, empresas de productos enológicos y fitosanitarios, fabricantes de maquinaria, toneleros, forestales, fabricantes de botellas, diseñadoras, cajas de cartón y packaging, transportistas, aduaneras, distribuidoras, almacenistas, restauradoras, sumilleres y comunicadoras, entre otros agentes.

Las personas abajo firmantes manifestamos que:

• El vino tiene una tradición milenaria en la cultura mediterránea y forma parte de la Dieta Mediterráneo declarada por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad

• Es un alimento arraigado al territorio. Es cultura, historia y patrimonio.

• El trabajo de las viticultoras permite cultivar, recoger los frutos, mantener y dar vida a los paisajes que actúan como se ha visto en muchos casos, salvaguardando ante los incendios y otros escenarios que afectan al medio rural. Y aseguran su biodiversidad y esencia. También dinamizan las economías rurales

• Entendemos el consumo de vino como un hábito social, relacionado directamente con la alimentación sana y saludable.

• Defendemos y abanderamos el consumo responsable de vino, poniendo énfasis siempre en su dimensión geográfica, humana y cultural.

• Apoyamos cualquier iniciativa que se realice desde el sector y que ayude a la supervivencia en tiempos difíciles, pero también cuando salgamos de esta situación.