Siempre ha sido complicado poder hablar de un vino como “pequeño pero grande”, sea por precio, por proceso de elaboración o por la clasificación entre los vinos elaborados por la propia bodega. Beryna es un vino que descubrí en su añada 2004 y que, en su momento, sorprendió por su elegancia y estructura y, sobre todo, por su gran RCP. Y si además añadimos que estaba profundizando sobre los vinos del Levante valenciano, la sorpresa fue aún más grata.

Calculo que la añada 2010 salió al mercado durante el año 2012 y tras 7 años de evolución en botella se muestra en un excelente momento para disfrutar. Un pequeño vino que ha crecido para ganarse un puesto entre los vinos de mejor RCP del Levante valenciano.

 

Beryna 2010 elvi.net

Vino: Beryna 2010
Bodega: Bodegas Bernabé Navarro (Villena, Alicante)
Enlace de la bodega: –
Denominación de Origen / Zona: D.O. Alicante
Variedad: 70% Monastrell y el resto de Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo
Alcohol: 13,5% vol.
Elaboración: Crianza en barricas de roble francés durante 14 meses.
Nota de cata: Color rojo intenso con una marcada tonalidad picota, ribete marrón oscuro, capa bien alta y buena lágrima bien tintada (muestra un abundante poso al final de la botella).
Aromas de fruta negra madura con predominio de las grosellas negras y moras carnosas, suaves tostados bien maduros y carnosos que se muestran bien integrados con la fruta y que aportan carácter y profundidad, especias en granos algo secos, canela en rama, polvo de cacao y chocolate negro, cueros viejos húmedos, balsámicos secos que van ganando terreno a medida que el vino se va oxigenando y se vuelven más frescos y recuerdan el chocolate con menta (‘After Eight’), monte bajo húmedo y hojarasca seca de fondo.
Buena y potente entrada en boca con una carnosa astringencia sin molestar, de medio nervio y buen cuerpo que va ganando amplitud en todo su recorrido, intenso y estructurado, fruta negra carnosa y bien sabrosa con unos tostados corpulentos, taninos maduros, muy buena acidez, equilibrado y voluminoso, notable persistencia.
Final bien largo, postgusto de fruta negra algo mentolada y retronasal suavemente ahumado.
Un vino que invita a acabarse la botella.
Nota personal: 94
Precio: 9,95 € (precio en 2012)